Los vástagos del “King’s Shilling”

Ejército Británico...Al cumplirse el bicentenario de la Invasión Británica al Río de la Plata que comandaron Home Riggs Popham y William Carr Beresford en junio de 1806, presentamos un artículo que describe someramente las características generales del ejército británico a principios del siglo XIX, en plenas guerras napoleónicas.

Como primer aspecto a resaltar de la estructura del ejército británico que actuó en Buenos Aires durante los sucesos acaecidos durante los años 1806 y 1807, debemos aclarar que nos referiremos en mayor medida al cuerpo principal que actuó en este proceso bélico, el mismo fue la infantería, ya que la artillería y la caballería fueron en extremo relegadas al papel de armas de apoyo por las características de las operaciones.

Quizás la artillería hubiera cumplido un excelente papel, pero las desacertadas decisiones del estado mayor de Whitelocke en la segunda invasión le negó este importante rol a la magna arma. La caballería en sí, resultó ser un arma, o más que un arma, un servicio de apoyo a las actividades de la infantería cumpliendo roles de exploración y tiro de pertrechos, en este caso, el aristocrático cuerpo se vio obligado a realizar tareas tan poco heroicas de las acostumbradas en los campos de lances europeos.

 

Cuerpos de la caballerí­a británica...

 

Volviendo al núcleo temático de la infantería, la misma se encontraba compuesta por regimientos, que usualmente portaban un número de ordenanza, ejemplo: Regimiento Nº 71 ó 45, este número correspondía al puesto que le atañería en la línea de batalla, posteriormente la identificación de los regimientos fue dada por su origen comarcal en la isla, por ejemplo: Lancashire o Yorkshire (el término shire, significa en ingles comarca o condado), exceptuando a los regimientos de las tierras altas de Escocia, los cuales para retribuirles políticamente su pasado orgullo guerrero, portaban el nombre de algún antiguo clan , ejemplo: Gordon, Cameron, Seaforth etc.

HighlanderLos regimientos de infantería británicos generalmente se hallaban conformados por dos batallones, de los cuales uno se encontraba asentado en su base territorial y el restante cumplía tareas en el extranjero. Cada batallón contaba con diez compañías de cien hombres cada una, debemos aclarar que el número reglamentario de un regimiento era de dos mil hombres, lo que se denominaba “rank and file”, es decir, todos los soldados que portaran fusiles y se podía encuadrarlos en líneas y columnas, a lo que se le debía adosar un octavo más de personal, el cual estaba conformado por la plana mayor, suboficiales y personal de apoyo.

El comando del regimiento se hallaba en manos de un Coronel, el cual era virtualmente el dueño del regimiento y que a menudo delegaba la coronelía en forma práctica a un teniente coronel, que además ejercía la jefatura de uno de los batallones.

Generalmente en las unidades de batalla de la infantería en la época napoleónica, se hallaban incluidas compañías de cazadores, las cuales eran los efectivos más hábiles, consideradas tropas de elite especializadas en el tiro y a combatir en orden abierto, a las que se les sumaban las compañías de granaderos, pequeñas unidades de soldados robustos y de gran disponibilidad para el combate a corta distancia. Es importante indicar que a menudo la unidades de cazadores y granaderos formaban juntas con unidades del mismo tenor pero de otros regimientos, formando así brigadas ligeras o de rifles que eran utilizados para tareas especializadas en el campo de batalla, el ejemplo principal en las invasiones inglesas lo encontramos en los hechos de julio de 1807 donde el Coronel Dennis Pack asumió el mando de una brigada de cazadores que dependía de la columna al mando del brillante General Robert Crawfourd que a la postre dominó el Convento de Santo Domingo, para rendirse a posteriori de una resistencia de tenor titánico.

Regimiento 60° de RiflesComo otro punto importante a tener en cuenta, debemos explicar como eran los métodos de reclutamiento en el ejército británico, el cual, reconocemos, no eran tan democráticos como los actuales…

En su gran mayoría la tropa se encontraba “enganchada” por leva forzosa, esto significa en forma gráfica que cuando el ejército de su majestad necesitaba hombres para cumplir una campaña o cubrir puestos en una unidad de batalla, pasaba por un pueblo y a todo aquel ciudadano que no lograba justificar su rol social en ese preciso momento era automáticamente reclutado en la milicia, otro grupo importante de enganchados se hallaba enquistado en los “hombres de sacristía”, individuos con pocos escrúpulos que para pagar sus malos actos cumplían tareas relacionadas con el condestable de su parroquia.

En otro grupo se hallaban los enganchados por propia voluntad – no necesariamente debía ser británico, los prisioneros que cambiaban de mandos y un importante grupo de franceses desertores de la “Grand Armée” o de ideologías monárquicas.

Un gran problema interno del ejército británico en sus líneas estaba dado por la cuestión confesional, también emparentado en la isla por cuestiones políticas. Los soldados católicos, especialmente los irlandeses, representaban una importante porción, lo cual le aparejaba graves problemas a una máquina militar en la cual sus cuadros en su abrumadora mayoría eran protestantes.

De esta manera, son muy fáciles de encontrar referencias en la historiografía sobre este grave problema sufrido por el Ejército Británico, especialmente en la primera invasión.

Los problemas de disciplina eran mitigados en forma extremadamente severa, tanto en el ejército como en la marina, los latigazos y golpes propinados por suboficiales eran moneda corriente entre las díscolas filas de soldados rebeldes, cabe destacar que las diferencias en la estructura social de los ejércitos por esa época eran claras y visiblemente marcadas, especialmente en el británico y español. Las clases dominantes conformaban todos los puestos de jerarquía y decisión, mientras que los integrantes del vulgo formaban las extensas filas y columnas de soldadesca, de la cual emergían los duros y a la vez distinguidos suboficiales.

Highlander capturado...Con respecto a las clases dominantes y los rangos militares, especialmente en el ejército británico, el régimen de ascensos no se asemeja en absoluto al actual en casi todas las fuerzas armadas del mundo.

Sencillamente se debía pagar una suma previamente reglamentada para alcanzar un rango militar, es decir, los ascensos no se producían por orden de mérito y desempeño en funciones, sino por poseer un cierto nivel adquisitivo para lograr un puesto, de este sorprendente sistema de promociones solo un cuerpo de combate se hallaba exceptuado, el mismo era la Legión del Rey Alemán (King’s German Legion), en la cual todos los ascensos se encontraban determinados por la antigüedad y la actuación en campaña. Es poco comprensible hasta hoy que el Ejército Británico funcionara tan bien y fuera una de las mejoras máquinas de guerra por ese entonces. A modo de ejemplo, podemos citar algunas “tarifas” para acceder al goce de un cargo. El puesto de alférez – oficial de baja graduación – se hallaba valuado en unas cuatrocientas cincuenta libras y el de un Teniente Coronel de Life Guards, el regimiento de caballería de guardias personales del rey, podía alcanzar la friolera de siete mil doscientas cincuenta libras esterlinas, el precio era exorbitante, pero justificaba el mismo la razón de revistar en los “Life Guards” era un alto honor por ser este un regimiento de elite, sumado a la condición de pertenecer al arma de caballería.

Desde el punto de vista del profesionalismo entre los cuadros británicos, los mismos lo eran sin duda, pero el oficio militar no se aprendía en recios y marciales institutos de educación militar. Los cuadros eran formados en la práctica constante, la vida castrense sumado a la gran cantidad de campañas y enfrentamientos, daban al suboficial y oficial británico un tinte de dedicación y calidad muy distinguido.

Bien vale aclarar, que los puestos se iban cubriendo a medida que se originaban las vacantes correspondientes, pero también debemos indicar que existían ascensos por méritos en combate, pero en sí la generalidad se hallaba marcada por el poder adquisitivo y la alcurnia del pretendiente al puesto.

Por último y a modo de síntesis y como texto introductorio para artículos posteriores, podemos afirmar y recalcar que el mismo era un ejército sobresaliente para su época, ya que la estructura y las necesidades políticas y económicas del imperio permitían que el mismo pudiera desempeñarse en diferentes territorios, con variados climas y culturas, y de esa manera combatir en terrenos tan disímiles como la India, Medio Oriente, España o Norte América, generando en este ejército una capacidad de adaptación relevante, mezclado con una alta capacidad de profesionalismo y a la vez de improvisación y para justificar estas humildes aseveraciones los hechos fundidos en la historia nos apañan.

 

Asalto del ejército británico...

 

This entry was posted in Historia, Historia de Argentina. Bookmark the permalink.

5 Responses to Los vástagos del “King’s Shilling”

  1. Javier says:

    Debo felicitarlos, no solo por el artículo, sino tambien por el nuevo formato de la página.
    Unha aperta, Javo.

  2. Christia Valdes (Santiago, Chile) says:

    Me parece muy interesante este artículo y muy sorprendido de como se podía llegar a ser un oficial del ejército inglés. ¿Cuando cambió?… Si no, Baden Powell no existiría en la historia militar de Inglaterra.

  3. Rodolfo Espínola says:

    Me pareció excelente la síntesis sobre éstos regimientos ingleses. Sólo tengo dos consultas:
    a- si puede explayarse en sus comentarios sobre el regimiento 71 de highlanders de la 1º invasión inglesa al río de la plata.
    b- más comentarios acerca de los problemas religiosos entre católicos y protestantes entre los soldados, sobre todo entre irlandeses e ingleses, y ademas si existe alguna lista de nombres de los prisioneros ingleses de la 1º invasión.
    Gracias, felicitaciones por sus comentarios.

  4. Alicia says:

    He leído que también formaba parte de las fuerzas inglesas durante las invasiones un batallón de chinos y que además, también llegaron mujeres y niños de las tropas inglesas. ¿Podría confirmarme o ampliarme esta información?

  5. Federico Pecile says:

    Que tal. Soy TTE.1ro. Federico Pecile, del Regimiento de Infantería Patricios. Necesitaba saber si Uds. me podían mandarinformación o alguna página web sobre el Regimiento 71 de Highlanders en la actualidad, si es que existe todavía o si le cambiaron la denominación.
    Desde ya muchas gracias y disculpen las molestias.
    ATTE Tte 1ro FEDERICO PECILE

Deja un comentario