Raly Barrionuevo. Chacareras de Santiago, lucha y poesía

Raly BarrionuevoNuestra compañera de redacción, María Belén Luaces, ha tenido la oportunidad de entrevistar al cantante y compositor argentino Raly Barrionuevo con motivo de su llegada a la ciudad de Buenos Aires. Conversamos sobre su último trabajo discográfico solista y la relación entre su obra y la realidad social imperante en la actualidad.

Inspirado y sensible, Raly Barrionuevo recorre las rutas del país llevando sus canciones y sus ideas, a las casas de las capitales, de los pueblos, barriadas y rancheríos de esta gran geografía. En septiembre desembarcó en Buenos Aires, con sus primeras presentaciones solistas en la Capital Federal, luego de casi 10 años de carrera y dos discos con su música. El último, editado por la productora de Víctor Heredia, Alter-Nativo Americano, encontró su alma en la imagen el viejo circo criollo, que recorría los pueblos llevando novedades y arte popular a los pueblos. Sobre ese concepto camina el trabajo de este músico y compositor santiagueño, que no deja de lado el compromiso social con una realidad abrumadora, que afecta a la mayor parte de la población del país, marginada y silenciada.

La utopía y el amor encuentran voz en sus letras, la lucha de los pobres, campesinos, estudiantes y luchadores, encuentran voz en su discurso. Discípulo artístico de León Gieco, pre-productor del álbum “Circo Criollo”, no deja de nombrarlo, tanto en palabras como también en su actitud hacia la música y el arte.

Santiago del Estero aparece, entremezclado en la poesía de Raly, con notoria asiduidad. El género musical que ampara a este cantante, es la chacarera, alma vagabunda de los santiagueños. La fuerza de este ritmo en combinación con la juventud romántica y combativa de Barrionuevo, forman una mezcla poderosa que convierte a su música, en instantáneas de vida pueblerina, de nostalgias, amores y lucha. Raly es claro al hablar de su proceso creativo, afirma con convicción cada idea, para que no queden dudas.

Mientras lo entrevistan dos estudiantes de la UBA, para que aporte sus palabras a la protesta que se esta llevando a cabo en la facultad, el mate abre la ronda y Raly invita participar de la charla, a los que estamos presentes. Mientras se lleva a cabo la prueba de sonido, Raly se despacha con temáticas en las que le gusta profundizar, la educación pública y las luchas populares. Habla de su cercanía a estos movimientos y cuenta la particular experiencia de tocar para los campesinos que han tomado tierras en Santiago del Estero, junto a León Gieco. Trae las novedades de ese movimiento y de otros que se han generado en el país, de la vuelta de los músicos universitarios a las facultades de Córdoba, su lugar de residencia desde hace 11 años. Acepta ser un trovador que lleva noticias de un lugar a otro, se emparenta con naturalidad a esa casta de músicos que transforman su arte en un vehículo de ideas, de resistencia.

Cuando se van las chicas de la UBA, surge la pregunta de si le resulta difícil ser un idealista, en un tiempo tan duro para los que sueñan. “Yo no me planteo ser idealista, me planteo otra cosa que tiene que ver más con lo real, me planteo que desde el trabajo de cada uno hay que tener un pie puesto en la realidad. Me planteo ser un luchador”.

La toma de posición es clara y la charla que sigue, converge en la música como medio y como fin, pero también en ideas respecto a la actitud del artista, respecto a la vida.

María Belén Luaces: ¿Crees en la utopía como vehículo de un cambio?

Raly Barrionuevo: La utopía, como escribió Eduardo Galeano, sirve para caminar. En sí misma no cambia nada, pero te ayuda a mantenerte en movimiento, a buscar un cambio. Creo que esa es su función, sobre todo en estos tiempos.

MBL: ¿Y cuáles son tus utopías?

RB: Varias. Pero respecto al arte mi utopía es que la música alguna vez cambie la realidad.

Respecto a mi propia música, mi deseo es hacer un aporte a la cultura y apoyar a los movimientos de lucha por los derechos humanos. Circo criollo tiene chacareras que dan mi visión de Latinoamérica y pude darme el gusto de grabar una versión de “Hasta siempre”, dedicada al Che Guevara. Es una cuestión de actitud, si fuera médico me inclinaría por el mismo camino, pero me toco ser músico, así que desde este lugar intento hacer algo, respetar mis ideas.

MBL: ¿Cuándo fue que elegiste la música?

RB: La música la herede de la niñez y la elegí en mi adolescencia como modo de vida. Si bien yo canto desde chiquito, fue en el secundario donde descubrí que quería que esto fuera mi vida. Y después, mi elección se fue asociando con procesos personales, fui encarando un rumbo.

Al venir de una tradición de músicos rurales, autodidactas, ¿cómo fue que decidiste estudiar música?

Por curiosidad, el estudio fue y sigue siendo hasta ahora, muy personal, estudio y practico solo, pero igual es lindo de vez en cuando, yendo a lo técnico, tomar clases, me metí con el piano por ejemplo. Y bueno, pasé por la Colmena, esa escuela de músicos populares que hay en Córdoba.

Fue en este taller, por donde pasan músicos de todo el país, donde Jacinto Piedra, prócer de la chacrera, descubrió a Raly y lo invitó a un encuentro en el que tocaron con Sixto Palavecino y Peteco Carabajal. Peteco, unos años después, en 1996, fue el padrino de Raly en su Primera Luna de Cosquín.

MBL: ¿Qué te incita a componer?

RB: Tiene que ver, siempre, con el proceso personal. Las canciones que hago son testimoniales, sobre todo en esta etapa, son cada vez más íntimas. Yo busco estar comprometido con mi presente, no alejarme de lo que siento, de lo que me pasa y sobre eso escribo. Trato de inclinarme hacia una línea coherente a través del tiempo.

MBL: Además del folclore, ¿qué otras músicas te alimentan?

RB: Yo hago muy explícito mi apego hacia el rock y hacia la músicas populares en general, pero sobre todo hacia algunos artistas que me dan mucha fuerza, que me gusta escucharlos y aprender. El rock nacional me alimentó en toda mi adolescencia, no puedo desprenderme de eso. También me gusta la mezcla de terrenos, mientras sea coherente, mientras haya un puente de unión. Que por ahí el foclore y el rock se encuentren también ideológicamente.

MBL: ¿Cuál es el concepto de “Circo Criollo”?

Es un disco que gira alrededor de la idea de la trashumancia, el andar. El circo criollo es el arte nómade por excelencia y el disco es un homenaje a sus artistas y también a gente como la Telecita, trashumante de los montes santiagueños, al Che Guevara que ha sido el mayor trashumante de Latinoamérica. También mis canciones, Chacarera del exilio, Por si acaso vuelves, Cuarto menguante, Somos nosotros, tienen su centro en la idea del movimiento, hay acción de desplazarse en todas las letras. Esa es la idea del disco y también la de volver a traer al presente la magia del circo, que ha sido la base de muchas cosas a nivel cultural en nuestra Argentina y en toda Latinoamérica. El Teatro Argentino, como mucho músicos y artistas, han salido del circo, es un poco revalorizar toda esa historia, el arte popular.

Raly, pese a la gripe que arrastra y a haber viajado desde Córdoba varias horas en una combi repleta de gente e instrumentos, se muestra afable. A la noche, en el recital desparrama la energía que tienen la convicción y la música, unidas en un combo potente. Es un músico completo, que se desenvuelve con soltura en la guitarra y teclados, que canta muy bien y que tiene carisma. Es además un buen compositor, de letras sentidas que no sólo hablan de lucha, sino también de amor y de recuerdos. Es un músico que desde el escenario sólo espera que sus canciones lleguen, se transforma en un artista inocente que siente lo que canta, que vive lo que cuenta. El recital se asemeja a una peña en donde la gente se para y baila, en donde otros músicos invitados, suben al escenario y tocan, como Jorge Drexler y Roxana Carabajal, en donde el público lleva el ritmo con las palmas y se siente identificado con letras que de tan personales, se vuelven un secreto compartido.

“A mi que me importa que la canción llegue. Intento ser coherente y creo que cuando uno trabaja con la verdad, la gente lo valora y las canciones crecen, se quedan adentro de los corazones”.

This entry was posted in Entrevistas, Música. Bookmark the permalink.

Comments are closed.