Tragedia ecológica, crisis social y política.
La negra sombra del "Prestige" sobre Galicia y otras tierras...

Las mareas negras ocasionadas por la rotura del casco y luego el hundimiento del imponente petrolero "Prestige" en el mes de noviembre no sólo es uno de los mayores desastres ecológicos mundiales del nuevo siglo. Afecta la vida de miles de personas que viven del mar en España, Portugal y Francia, pero se ensaña particularmente con un pueblo de larga tradición marinera: el gallego. Además de contaminar las costas de Galicia las mareas negras ya invaden el ámbito de la política y ocasionan manifestaciones multitudinarias y renuncias en el gobierno autonómico gallego, la Xunta (Junta, en español) de Galicia, encabezada por el veterano Manuel Fraga Iribarne, que amenazan a involucrar al gobierno español que preside José María Aznar.

Por Pablo Rodríguez Leirado
Enero de 2003

 
 

La noticia recorrió rápidamente todo el mundo. El pasado miércoles 13 de noviembre se iniciaron una serie de mareas negras que aún continúa afectando fundamentalmente a zonas pesqueras que están consideradas entre las más importantes del mundo, como son el denominado Banco de Galicia -sobre el mar Atlántico-, y las Rías Bajas -en la costa de Galicia-, la mayor área marisquera de Europa.

El causante fue el Prestige, un petrolero que transportaba 77.000 toneladas de fuel. El barco, construido hace 26 años y con un solo casco -que no cumple correctamente las medidas de seguridad actuales-, terminó hundido en el Atlántico el martes 19 de noviembre, a más de 3.000 metros de profundidad. Varios habían afirmado que por las bajas temperaturas el fuel se solidificaría, pero de las grietas de los tanques siguieron generándose nuevos derrames de petróleo que amenazan con tornarse interminables.

Los más importantes medios de comunicación en todo el planeta están siguiendo los acontecimientos del desastre ecológico. Diversas de las más importantes personalidades de todo el mundo se han referido ampliamente al desastre del Prestige, personajes de los ámbitos más variados que van desde el premio Nobel José Saramago, los artistas Pablo Milanes y Manu Chao, hasta el Papa Juan Pablo II y Gegorge Bush. Muchos se han comprometido, como Jean Michel Costeau, hijo del célebre explorador Jacques Costeau, que filmará un documental sobre cómo afectó a los pescadores la marea negra, o James Cameron (documentalista y cineasta, director de Titanic), quien también realizará un documental para "movilizar a las masas y hacer comprender a los políticos que el naufragio del 'Prestige' no es una fatalidad". Sería interminable citar a todas las personalidades, o a una mayoría, que se han involucrado en este caso.

Una tragedia ecológica que por su magnitud perjudica a toda la humanidad, y particularmente a la vida social y económica de varias comunidades que habitan en el noroeste del la península y el oeste del estado francés. Pero muy especialmente se ensaña con un grupo humano, el pueblo gallego.

El hundimiento menoscaba la riqueza y el trabajo ya que la actividad pesquera es la segunda actividad económica en Galicia (Galiza en idioma gallego). No es un aspecto menor al señalado mencionar que el pueblo gallego culturalmente tiene una fuerte tradición marinera, que ahora se ve seriamente perjudicada. La historia y cultura de los gallegos está íntimamente ligada al mar.

 

 

Dramático momento en que el casco del Prestige se parte al medio y se hunde con su carga de fuel al fondo del Atlántico.

La marea humana

Miles de gallegos, con mucho amor propio, se volcaron a las playas a limpiarlas. Muchos recogían el fuel oil con sus guantes, ante la ausencia de coordinación y de elementos básicos en los primeros días. Muestras de solidaridad cayeron de manera masiva de distintas partes de España y resto de Europa a Galicia. No sólo ayuda material, porque muchos se sumaron a las tareas de limpieza como voluntarios. Llegaron a participar más de 15.000 personas. La solidaridad de la gente fue, y aún es, notable en toda la península.

El presente, el futuro y el pasado están involucrados en esta catástrofe. Así lo sintieron los gallegos porque salieron a la calle a expresar su angustia, su dolor y su bronca en una serie de manifestaciones que equiparan a las mayores de la historia de Galicia, como las sucedidas con el advenimiento de la democracia y el reclamo por una autonomía (a fines de 1977 aproximadamente participaron medio millón de personas).

Una de esas manifestaciones, realizada en Santiago de Compostela (actual capital) el 1 de diciembre de 2002, reunió cerca 200.000 personas (recordemos que Galicia tiene una población de unos tres millones de habitantes). Fue convocada por la denominada Plataforma "Nunca Máis", un movimiento ciudadano creado unos pocos días antes que está integrado por sectores relacionados con el mar, desde armadores, pescadores y mariscadores, hasta a grupos ecologistas, numerosos intelectuales y personajes de la cultura, asociaciones sindicales, entidades culturales, y diversas personalidades públicas.

Uno de los creadores y voceros, el escritor Manuel Rivas, leyó un texto en el cual se pedía que se declarara zona de catástrofe (al cierre de este artículo, a mediados de enero, aún no se había producido), se otorgaran ayudas urgentes a los afectados y fundamentalmente se exigían dimisiones en la dirigencia política.

 

 

El escritor Manuel Rivas leyendo su pedido de declaración de zona de catástrofe a todo el litoral gallego.

Subestimación.

El hundimiento no sólo tomó totalmente de sorpresa al gobierno autonómico que preside Manuel Fraga Iribarne, denominado Xunta de Galicia, y al del estado español que lidera José María Aznar, (ambos del conservador Partido Popular), sino que una serie de irregularidades y escándalos complicaron aún más la situación.

Es la quinta vez que se produce una marea negra en las costas gallegas en los últimos 20 años (aunque ninguna con esta magnitud). Cada día navegan 600 barcos que llevan petróleo u otras mercaderías peligrosas por el litoral gallego en una zona conocida como "Costa da Morte", por la cantidad de naufragios que históricamente se han producido allí. Entre las excusas plateadas por el gobierno -tanto el de Galicia como el de España-, una de ellas se refería a la ausencia de barcos con capacidad de tomar el fuel oil de los tanques del Prestige, que podría haber solucionado buena parte del problema antes del hundimiento.

Por otra parte, causó también mucha irritación pública la noticia de que Manuel Fraga se hallaba de cacería por la zona de Toledo y Aranjuez tres jornadas después del accidente del día 13 -del que aún se desconoce la causa-, y no interrumpió su actividad ante las alarmantes noticias, situación que trató de negar pero, ante evidencia periodística, luego tuvo que admitirla aunque con la aclaración de que estaba siendo constantemente informado. El Conselleiro (ministro de la autonomía) de Medio Ambiente, Carlos del Álamo, lo acompañaba. Otro que también estuvo de cacería -en el Pirineo de Lleida-, fue el Ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, los días 16 y 17 de noviembre.

Un ejemplo de esa actitud de subestimación en los cruciales inicios de la catástrofe está en la frase dicha el 14 de noviembre, un solo día después de la rotura del casco del barco, de Arsenio Fernández de Mesa, delegado del Gobierno (central) en Galicia "Persiste el riesgo, aunque la situación es más favorable".

Otro problema que hizo más lenta la reacción ante la catástrofe fue una suerte de conflicto de competencias y jurisdicciones entre el gobierno central y el autonómico, tema que se mencionará más adelante.

 

 

Manuel Fraga Iribarne, presidente del gobierno autónomo de Galicia.

Mareas negras censuradas

En los medios de comunicación oficiales, la Compañía de Radio y Televisión de Galicia (CRTVG), y el Grupo de Radio y Televisión Española (RTVE), en los primeros días no mencionaban la frase "marea negra" al hablar de la catástrofe, al igual que varios medios de prensa afines al Partido Popular.

En esta campaña de negación de la realidad se sumó también Miguel Ángel Arias Cañete, ministro de Agricultura y Pesca español, que a fines de noviembre negó la existencia de una marea negra, ya que, según afirmó, son "manchas fragmentadas que afectan de manera desigual a la costa".

El Colegio Profesional de Periodistas de Galicia, una corporación de Derecho Público que agrupa a 1083 profesionales de la comunicación, denunció y condenó lo que consideraron "el apagón informativo decretado por las autoridades en relación con la marea negra causada por el naufragio del "Prestige".

Otro lamentable intento se sucedió recientemente cuando la Fiscalía General del Estado, a cargo de Jesús Cardenal, ordenó al fiscal jefe de Galicia, Ramón García Malvar, investigar a la Plataforma "Nunca Máis" por posibles estafas.

La censura duró poco ya que la catástrofe les pasó por arriba. Además se inició la búsqueda de información en Internet en páginas extranjeras, principalmente las de Portugal que emitían mapas satelitales que informaban del desarrollo de las mareas negras.

El presidente de España, José María Aznar, fue duramente criticado por no presentarse inmediatamente a recorrer las costas y visitar a los damnificados. Algunos analistas manifestaron que Aznar al no presentarse buscaba restarle importancia mediática al suceso. El efecto fue el opuesto. Cuando apareció tardíamente el 14 de diciembre en A Coruña, en un viaje relámpago, fue abucheado por la multitud.

 

 

Marea política.

Luego de la manifestación organizada por la Plataforma "Nunca Mais" el 1 de diciembre, se hizo incontenible para el gobierno el aumento de los pedidos de renuncia y establecimiento de responsabilidades políticas.

El secretario general del Partido Socialista de Galicia (PSdeG - PSOE), el diputado Emilio Pérez Touriño, presentó en el Parlamento Gallego una moción de censura contra Manuel Fraga con el argumento de que Galicia, a raíz de la mala gestión de la tragedia del "Prestige", necesita un gobierno nuevamente legitimado. También solicitó el adelantamiento de las elecciones a la presidencia de la Xunta para el mes de mayo de 2003. Luego esa moción de censura fue secundada por otra similar que realizó el líder de la oposición gallega, Xosé Manuel Beiras, titular del Bloque Nacionalista Gallego (BNG), que tiene una muy leve ventaja en votos sobre el PsdeG - PSOE, aunque están igualados en cantidad de diputados. El debate se llevó a cabo el jueves 12 de diciembre de 2002 y Fraga salió airoso de ambas mociones porque el Partido Popular (PP), tiene mayoría absoluta en el Parlamento, pero los debates parlamentarios dejaron muy mal parado a su gobierno ante la opinión pública.

Manuel Fraga, con 80 años de edad, gobierna con mayoría absoluta parlamentaria desde 1989, luego de ganar en cuatro oportunidades consecutivas la presidencia de la Xunta de Galicia. Fue ministro de Información y Turismo (1962-1969), de la extensa dictadura (1939-1975) de Francisco Franco. Participa de la transición democrática y en 1977 funda el partido conservador Alianza Popular, con el cual fue líder de la oposición española desde 1982 a 1989 al gobierno socialista de Felipe González. Se refunda la agrupación política como Partido Popular y deja como sucesor a José María Aznar, retirándose a su Galicia natal en donde recientemente se había aprobado el Estatuto de Autonomía (1980) que posibilita un gobierno y parlamento gallego en 1981 con una autonomía limitada.

Anunció que no se volverá a presentar, y quien estaba marcado claramente como su "delfín" para sucederlo, el conselleiro de Política Territorial, Xosé Cuiña, tuvo que dimitir el jueves 16 de enero de 2003 tras revelarse en los medios que una empresa de su familia vendió material para luchar contra la marea negra. Esta dimisión del número dos del gobierno gallego es la primera que se efectúa desde los pedidos de renuncia de la Plataforma "Nunca Máis" y modifica fuertemente el panorama político de Galicia. Al cierre de la edición de este artículo se aguardaban la reestructuración de la Xunta.

 

 

 


Emilio Pérez Touriño, secretario general del Partido Socialista de Galicia (PSdeG - PSOE)


Xosé Manuel Beiras, lider del Bloque Nacionalista Gallego (BNG)


Xosé Cuiña.

La marea llega a Madrid.

Las últimas encuestas políticas en todo el Estado español dan una merma en el apoyo al PP. El favorecido es el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y su principal dirigente José Luis Rodríguez Zapatero (heredero del carismático Felipe González en la conducción del socialismo español), supera en valoración positiva en muchas encuestas al presidente de España, José María Aznar. Por primera vez, desde los comicios generales de marzo de 2000 -donde el PP obtuvo mayoría propia en el Parlamento español-, los socialistas superan a los conservadores.

Pero no la única repercusión política de la marea negra en Madrid. El líder nacionalista gallego, Beiras, en su discurso realizado durante la moción de censura, le advirtió a Fraga que se convirtió en un "muñeco" del gobierno central. Beiras acusa que la táctica de Aznar es desviar las responsabilidades al gobierno autonómico y que eso se trataría de un pase facturas. Sucede que durante el mes de mayo Fraga mantuvo divergencias con el gobierno central en cuanto a un pedido para que Galicia tuviera representación propia en los órganos de decisión de la Unión Europea, aspecto que recalcó Beiras como una postura por la cual siempre bregaron los nacionalistas gallegos y que, por ejemplo, permitiría participar a Galicia en las decisiones de Europa en cuanto a seguridad marítima, cuestión que tanto afectó a los gallegos recientemente. Beiras también denunció que el Estado español abandonó a los gallegos en ese y otros temas, y acusó a Fraga de no haber actuado antes y de su perfil anti democrático.

Recientemente Fraga manifestó públicamente que Aznar desacredita al PP de Galicia al impedir que el delegado del Gobierno en Galicia, Fernández de Mesa, acuda a la comisión de investigación que armó el Parlamento gallego sobre el desastre ocasionado por el Prestige, con el argumento que los órganos del Estado (central), no pueden ser convocados por el Parlamento autonómico. La cuestión resulta muy trascendente, ya que una de las críticas por la ineficacia demostrada es acerca del conflicto de poderes entre el Estado y la Autonomía sobre las competencias para solucionar el problema. En los primeros días fue una de las causas por la cual se retrasó el accionar que debía impedir que llegara el fuel-oil a las costas.

En la actualidad el primer artículo del Estatuto de Autonomía establece que "Galicia, nacionalidad histórica, se constituye en Comunidad Autónoma para acceder a su autogobierno, de conformidad con la Constitución Española y con el presente Estatuto, que es su norma institucional básica". Y la Constitución Española reconoce, en su artículo segundo, "La Constitución Española se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles, y reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas".

 

 


José María Aznar, presidente de gobierno de España.


José Luis Rodríguez Zapatero, principal lider de la oposición socialista en España.

El futuro de Galicia

El caso "Prestige" pone en debate la cuestión de las competencias autonómicas. Hay gallegos que afirman la inutilidad de una autonomía que no tiene competencias suficientes para defenderse y solucionar un problema como el que aportó el hundimiento del petrolero, capaz de hacer perder todo el desarrollo económico y social logrado en los últimos años. Otros afirman que el sistema no falló, sino que hubo un mal gobierno tanto de Fraga como de Aznar. Pero todos coinciden en que se debe revisar la coordinación entre el Estado español y la Autonomía gallega y su relación con la Unión Europea para que el ciudadano no quede atrapado entre tres burocracias.

Las propuestas mayoritarias en Galicia van desde incorporar correcciones a la autonomía, o solicitar una reforma para un sistema federal en toda España.

Algunos gallegos hablan de separatismo e independencia, aunque también los hay quienes propugnan anular toda autonomía y volver a un sistema totalmente centralista, como sucedió en la dictadura franquista, acusación que realizó Beiras contra Aznar.

Lo cierto es que se trata de un tema muy espinoso porque se relaciona con la famosa situación vasca, con el terrorismo de ETA. La diferencia es que el nacionalismo gallego ha renegado de las opciones armadas desde que se instauró la democracia luego de la muerte de Franco (20 de noviembre de 1975).

 

 

Manifestaciones en diversas ciudades gallegas por la catástrofe del Prestige.

La marea en Argentina.

El actual Estatuto de Autonomía tiene un antecedente en otro que se había votado favorablemente con amplia mayoría en Galicia el 28 de junio de 1936, promovido por el Partido Galeguista que lideraba el artista y escritor Daniel Alfonso Rodríguez Castelao. Las Cortes de la República Española (1931-1936), estaban estudiando su aprobación pero el 18 de julio se inició la Guerra Civil Española (1936-1939). Al finalizar con el triunfo del dictador Franco se exiliaron numerosos dirigentes republicanos, principalmente a Francia, México, EEUU, Cuba, Venezuela Uruguay y Argentina.

En Buenos Aires se concentró el núcleo más importante, pues allí se instaló Castelao, quien creó en 1944 el Concello de Galiza -por poco tiempo en Montevido, luego se trasladó a Buenos Aires-, que era un órgano político depositario de la soberanía expresada libremente por el pueblo gallego en la aprobación del Estatuto de Autonomía de 1936. Por lo tanto en la Argentina estuvo el primer gobierno gallego moderno del cual Castelao fue su primer presidente, cargo que ocupó hasta su muerte en Buenos Aires el 7 de enero de 1950. Actualmente es una figura venerada por todos, aunque con distintas interpretaciones sobre su ideario, y se impuso como costumbre en Galicia otorgar la Medalla Castelao a quienes tienen una meritoria conducta cívica, que luego de la Medalla Galicia es la más importante distinción que se puede recibir del pueblo gallego.

En Buenos Aires también publica su texto literario más importante "Sempre en Galiza", un ensayo que se constituye en su legado político y la obra cumbre del "galeguismo", en la cual presenta cuatro principios rectores: 1) Autonomía integral de Galicia para federarse con los demás pueblos de Hespaña (N. del autor: la utilización de la H es básicamente para marcar una diferenciación cultural con respecto a la España centralista). 2) República Federal Hespañola para confederarse con Portugal; 3) Confederación Ibérica para ingresar en la Unión Europea; 4) Estados Unidos de Europa para constituir la Unión Mundial." (final del libro Cuarto de "Sempre en Galiza").

Está claro que la relación entre Galicia y Argentina es muy profunda, cabe recordar que la presencia gallega en la Argentina es muy numerosa, es uno de los colectivos inmigratorios más importantes (incluso desde antes que nuestro país fuese una nación independiente, en la época que integraba el Reino de España -desde el siglo XVI hasta el 9 de julio de 1816). La cultura gallega se ha integrado en la argentina.

Pero hay otra vinculación entre ambos pueblos. En una época oscura para muchas naciones en Europa, muchos emigrantes encontraron libertad y trabajo en la Argentina, y desde esta tierra ayudaron a quienes se quedaron en el viejo continente. Hoy muchos argentinos, de origen gallego, dependen de las ayudas que reciben del otro lado del océano, y una numerosa cantidad hacen el camino inverso de sus antepasados y están instalados en Galicia a consecuencia de la crisis económica que atraviesa nuestro país. La catástrofe del "Prestige" puede afectar a muchos argentinos en las dos orillas del Atlántico, que corren el riesgo de no tener una segunda oportunidad y terminar condenados a una ser estirpe maldita que vive por generaciones entre las sombras de los desastres.

 

 

Voluntarios de la agrupación Greenpeace visitando la costa afectada con el fuel proveniente del naufragio del Prestige.

Para mayor información sobre el desastre del "Prestige":

Xunta de Galicia (www.xunta.es)
Plataforma "Nunca Mais" (www.plataformanuncamais.com)
Vieiros (www.vieiros.com) portal gallego en Internet
Diario La Voz de Galicia (www.lavozdegalicia.com)
Diario El Correo Gallego (www.elcorreogallego.com)
Revista digital A Contrafio (www.acontrafio.com)
Revista digital Xornal (www.xornal.com)
Greenpeace (www.greenpeace.es/gp2/petroleo/petroleo0a.htm)

 
Por Pablo Rodríguez Leirado
Enero de 2003

 

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.