Los celtas, 12a. parte.
Breves aspectos de la canción en el folklore gaélico.

Sabido es que en un comienzo existía una unidad entre la música, la danza y la poesía. La poseía hablada era la canción; las palabras, la música; y la danza, parte del ritual. En su avance, el folclore fue aportando melodías a través de la incorporación de instrumentos y canto que no todas las veces han de coincidir con la lírica en verso original a esas melodías, y como existen dos lenguas en uso en Irlanda (gaélico e inglés) es necesario considerar a la canción folclórica en ambas y su relación directa en Escocia. Un artículo realizado por nuestro especialista, Eliseo Mauas Pinto, arpista del grupo Bran.

Por Eliseo Mauas Pinto.

 
 

Mientras que el gaélico permaneció como lengua mayoritaria (ca.1800), gran variedad de la música y poesía popular de Irlanda fue recreando para sí cada suceso de la vida diaria. Las canciones de amor fueron predominantes en temas como la separación de los amantes por motivos de emigración o enrolamiento en armas, y su consecuentes promesas de regreso y espera del amado. Se agregan canciones de cuna, jocosas, religiosas, bélicas, relativas al trabajo (de siembra, de siega, de hilado, de ordeñe) el melancólico estilo del 'lamento', y las alegres canciones de taberna (drinking-songs).

Dos clases de canciones están ausentes: las "boat-songs" (distintas de los 'sea-shanties') muy usuales en la región de los Highlands en Escocia, cuya cadencia rítmica nos remite al acto de remar; y en segundo término, los "villancicos".

En el S.XVII muchas melodías irlandesas fueron incorporadas por Escocia a través de la emigración de arpistas hacia ese país. Más tarde el ciclo fue inverso, en la medida que el arpista deja de ser un proscripto de la Corona. Así muchos poetas del Munster irlandés escriben versos a melodías escocesas, y no es de extrañar el hallazgo de temas, títulos, o aires similares entre ambos pueblos.

 

 

Eliseo Mauas Pinto, del grupo argentino de musica celta Bran.
 

En lo que se refiere a las canciones irlandesas en inglés, dos clases se distinguen: aquellas que son versiones de canciones propias de Escocia e Inglaterra, y aquellas que los irlandeses compusieron para sí cuando se volvieron a la lengua inglesa. Desde los tiempos de Isabel I hasta Guillermo de Orange, las tropas de la corona inglesa fueron enviadas a ocupar las tierras expropiadas a los irlandeses, llevando consigo sus propias canciones tradicionales. Además, aquellos irlandeses emigrantes a Inglaterra por demandas estacionales de empleo, presumiblemente trajeron consigo melodías allí escuchadas.

Con la declinación en el empleo del "gaélico" como lengua mayoritaria, las canciones en inglés fueron en aumento, siendo en su mayoría cantadas sobre melodías tradicionales con adaptación al inglés de sus versos en gaélico originales. Aún así el cuerpo estructural lírico fue en decadencia, siendo muchos de los versos una conjunción poco feliz con los aires tradicionales. La fantasía poética y variedad de temas siempre presentes en el cantar gaélico no tienen aquí contrapartida . Pocos son los arrullos y menos aún las referidas al trabajo; las canciones de amor, triviales en comparación. Sólo el despertar patriótico a partir del 1800 aporta canciones políticas desconocidas en su forma hasta entonces.

La razón comparativa de esta falta de mérito de la canción tradicional en lengua inglesa es consecuencia de los intentos del pueblo para expresarse en un lenguaje que ellos mismos apenas conocían. Con un oído acostumbrado a la prosodia gaélica, pero conociendo poco de la rima en inglés, los poetas rurales a menudo imitaban en forma inconsciente la asonancia gaélica, en definitiva más apropiada a la melodía en mente.

Con el correr de los años y a partir del resurgimiento folc en los años 70 -del siglo XX-, varios poetas han surgido en las pasadas dos décadas con una actitud afín al idioma inglés en cuanto a su tratamiento. Los motivos temáticos de antaño son ahora revividos sobre melodías de corte tradicional, dando origen a un nuevo folc irlandés de habla inglesa, que no deja en ningún momento de perder ese particular 'mood' irlandés.

 

 

Enya.
 

De todas maneras, el cantar gaélico solista perdura tanto en Connemara como en las islas Aran. Este "estilo antiguo" conocido como "sean-nós" se basa sobre un tratamiento especiales de la narrativa musical en la ejecución solista. Generación tras generación las melodías van incorporando nuevos modismos y versos, aún en inglés o en forma bilingüe. El estilo de Connemara es mucho más ornamentado que el de Donegal, Kerry, Cork, o Waterford. Las canciones de amor siguen predominantes en Donegal, siendo el grupo restante consistente en canciones referidas a la naturaleza. La conservación del sean-nós como parte del folclore tiene sus rol asegurado a través del diverso número de grabaciones comerciales registradas bajo el sello Gael-Linn, además de los programas difundidos por Radio Telefís Eireann, y competiciones como el Oireachtas Festival.

El "lament" asociado al "dump" del siglo XVII es forma independiente dentro del "sean nós", no así como el "caoine" (keen) aún escuchado en funerales por remotos distritos, con una tradición céltica primitiva. Este canto-elegía, muy común en pueblos griegos, árabes y asirios -incluso de referencias bíblicas con el quinah- entonado por cuatro mujeres especialistas (mna caointe) cuya expresión más conocida en la leyenda popular se halla personificada a través del motivo folclórico de la "Banshee".

 

 
Loreena McKennitt, con su arpa celta.
 

Baladas como las anglo-escocesas no son comunes en Irlanda, aunque uno halla versiones recopiladas por Child como "Cé sin ar mo thuama" (Quién es aquél sobre mi tumba) muy asociada a "The Unquiet Grave" inglés, o viceversa, "Lord Randall" importado de Inglaterra, o "Twa Sisters" de Escocia. Este último país tiene una clase de canto muy particular denominado "Cainteracht", el mismo consiste en una regla mnemotécnica utilizada antaño por los gaiteros para recordar melodías a través de una articulación monosilábica que emula la ejecución de la gaita. Hoy día forma parte del repertorio solista femenino junto con el "mouth-music" (port a beul) agrupación musical de onomatopeyas y monosílabos concierta ilación sobre un verso principal. Algo similar es hallado en el "lilting" irlandés.

Así como el rugiente mar erosiona la piedra más dura, el canto constante no sólo modificará melodías o adicionará versos a antiguas estrofas, sino que a través de ésta práctica, la voz interior habrá de expresarse por siempre.

Discografía recomendada.

Considerando el gran bagaje discográfico existente y la ausencia de gran parte del mismo en el mercado argentino, quien escribe estas líneas recomienda algunos que aún pueden conseguirse en locales especializados como es la discografía de Clannad, Dervish, Enya, Anúna, Maire Brennan, Planxty, Altan, Capercaille.

Por Eliseo Mauas Pinto.
 

El grupo irlandés Clannad.

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.