Festival Intercéltico de Lorient 2000.
La herencia celta de Dan Ar Braz.

La presencia del prestigioso guitarrista bretón Dan Ar Braz en el Festival Intercéltico de Lorient, ha sido una circunstancia magnífica para que nuestros corresponsales exclusivos en en esta festividad celtica lo entrevistaran, conversaran sobre este acontecimiento cultural y se viera en perspectiva este fenomenal movimiento artístico.

Por Geraldine Lublin y Walter Ariel Brooks.
(corresponsales de Sitio al Margen en el
Festival Intercéltico de Lorient 2000).

 

Dan Ar Braz es un célebre guitarrista bretón que salta a la escena folk de la mano de un co-terráneo, el arpista celta Alan Stivel. Asimismo ha colaborado en bandas como Malicorne, Fairport Convention y XII Alfonso. Su especial gusto por la guitarra eléctrica le ha valido el desarrollo de una técnica, incursionada sonoramente por el británico Mike Oldfield, que amalgama el sonido junto con técnicas de apoyatura apoyatura propios de la ornamentación de gaitas escocesas. En su álbum solista " Suite for Greenland " experimenta estos sonidos a la par de la muy buena interpretación en gaita escocesa de su colaborador bretón Patrick Mollard.

Sitio al Margen pudo conversar con quien es una verdadera leyenda en Bretaña.

Sitio al Margen : ¿Cómo calificaría el espectáculo "La herencia de los celtas" que va a presentar por última vez en el Festival?

Dan Ar Braz : Es la fiesta de la gente; son ellos los que han descubierto y publicitado esta aventura, los que vienen de todas partes para verlo. Es una federación de generaciones, es la vida misma. Lo más importante son las emociones que se generan, más allá del aspecto técnico y todos los problemas que tuvimos en el pasado. Es el fin de una aventura, y vamos a dar vuelta la página para seguir avanzando.

SaM : ¿Qué pasa con el Festival ?

DAB : Creo que ahora hay que desacelerar un poco, hay que calmar los ánimos, hay que tener cuidado con la programación de los eventos. Actualmente se ha logrado que la gente venga casi sin mirar el programa, y fueron necesarias grandes operaciones mediáticas para llegar a esta etapa. Como cuenta Jean Pierre Pichard, había que desarraigar esa idea de que la cultura bretona era retrógrada y ridícula. Hubo que contrarrestar años de hostilidad por parte de los medios para reposicionar lo bretón y darle un nuevo impulso. No fue fácil lograr que los propios bretones volvieran a asumir con orgullo su identidad. Ahora hay que tener cuidado con las apuestas excesivas; hay que parar un poco el tren. Es verdad que hay como una explosión celta. Hay una gran apertura pero no es nuevo; otros grupos ya habían trabajado en esto. Simplemente, hay que mantener la escencia y ser sinceros. Hay que idealizar y tener sueños, pero hay que saber que no hay nada asegurado definitivamente. Estamos muy bien como estamos en este comienzo de siglo XXI. Lo importante es que el Festival se ha hecho desde abajo, casi sin dinero público aunque sí con dinero del público. Hay que conservar esta independencia y ser capaces de decir sí o no cuando sea necesario.

 

 

SaM : ¿Cómo ve a la música celta en el mundo ?

DAB : La veo desde los años 60, la veo en Jim Morrison, en James Taylor, en los Cranberries, en U2, en los Beatles... Está presente desde hace mucho tiempo, aunque es cierto que ahora hay una moda. Pese a que las modas están hechas para desaparecer, yo estaré siempre; cuando pasó la moda en los años 80, nosotros continuamos. Quizás la moda desaparezca en Francia pero ahora en Bretaña tenemos nuestro propio canal de televisión (TV Breizh) que nos dará la posibilidad de promocionarnos y continuar tranquilamente. Yo no soy quién para obligar a la gente a escuchar música celta; cada uno vive su Bretaña como quiere. Pienso que la gente debe respetar a esta música que forma parte de su patrimonio. Será el público el que decida, más allá de lo que impongan los medios. Es verdad que hay oportunistas; yo vi subirse al tren de la música bretona a algunos que antes no tenían nada que ver, que nunca se acercaron en los años 80. Quizás se bajen cuando haya dificultades; se subirán a algún otro tren.

SaM : ¿Algún proyecto de ir a la Argentina?

DAB : Me hubiera gustado mucho pero siempre fue imposible por lo abominable de los calendarios de los diversos artistas que participaban en " La Herencia " y la disponibilidad financiera que implica desplazar un espectáculo tan grande. O bien somos los Rolling Stones o Genesis y contamos con el auspicio de grandes empresas, o somos [el espectáculo] Riverdance, aunque no hay cuarenta millones de bretones en Norteamérica como los hay irlandeses. Hay que aceptar nuestras limitaciones y encontrar otros medios. Con mi nuevo disco solista de guitarra (La memoire des volets blancs) me encantaría ir a la Argentina. Si me presento en televisión no diré que soy francés sino bretón, y mostraré Bretaña en el mapa cuando me pregunten dónde queda. Cada uno debe luchar y defender su cultura. Es una lástima no haber podido hacerlo con "La Herencia"; no haber cumplido con todos los pedidos es la única frustración que me queda...

 

 

Informe especial del Festival Intercéltico de Lorient:

Todos los años, durante los primeros días de agosto, en Lorient, ciudad de Bretaña, se produce el fabuloso encuentro de artistas y admiradores de las distintas manifestaciones culturales de los varios pueblos de origen celta, o sea Irlanda (Éire), Escocia (Alba), Galicia (Galicia o Galiza), Asturias (Asturies), Gales (Cymru), Bretaña (Breizh) Cornualles (Kernow), Isla de Man (Mannin). Este año, del 3 al 13 de agosto, unas 500.000 personas y más de 4.500 artistas participaron de este impresionante festival. Geraldine Lublin y Walter Ariel Brooks, corresponsales exclusivos de Sitio al Margen, presentan este informe, con declaraciones de sus organizadores, y una serie de entrevistas a varios de los grupos e intérpretes de música celta que allí estuvieron, como The Chieftains, Hevia y la movida asturiana, Dan Ar Braz, Alasdair Fraser Skyedance, y otros que no pertenecen a este género, pero participaron del Festival como Roger Hodgson. El sábado 5 de agosto fue el Campeonato de Gaiteros Solistas para el Trofeo Macallan (en gaitas gallegas y asturianas), considerado como "el premio Nobel de la gaita", en el cual por primera vez participaron músicos de América, entre ellos varios argentinos.

Por Geraldine Lublin y Walter Ariel Brooks.
(corresponsales de Sitio al Margen en el
Festival Intercéltico de Lorient 2000).

 

< Otras notas y reportajes

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.