Breve historia.
Enya.

Una de las creadoras más destacadas y populares de la década pasada fue sin duda Enya, con una música muy difícil de encasillar y que transita entre la Celta y la New Age. Andrés Pablo Valle, director de la revista-libro Melotron, nos comenta algunos puntos salientes de su vida y de su obra, en momentos en que acaba de aparecer un nuevo trabajo discográfico: "A day without rain".

Por Andrés Pablo Valle.

 
 

Eithne Ni Bhraonain, nombre irlandés que en inglés se escribe Eithne Brenan, y se pronuncia Enya, nació en Gweedore, Donegal, el 17 de mayo de 1961. Es la cuarta más joven de los nueve hijos que tuvieron Leo y Baba Brennan, habiendo cinco de ellos pertenecido al grupo Clannad en algún momento.

Enya creció sin tener demasiado contacto con sus hermanos y tíos de Clannad, ya que ella era nueve años menor que el más joven de los miembros del grupo. Sin embargo, y habiendo aprendido desde pequeña composición clásica y piano, luego de finalizar la escuela secundaria el productor de Clannad, Nick Ryan, la invita a integrar el grupo. La intención de Ryan, quien trabajaba junto al legendario conjunto desde 1974, era agregar sonidos de sintetizador a la base acústica del grupo, para lograr un sonido más elaborado y rico en matices. El único álbum que la contó como miembro fijo fue el excelente Fuaim, de 1982. Pese al notorio avance logrado con Enya en el grupo, ella se separa inmediatamente junto a Nick Ryan. La razón argumentada por ella era que estaba cansada de ser un "ciudadano de segunda clase" en la banda y Ryan estaba frustrado por la negativa de Clannad a experimentar aun más, incluyendo una mayor participación de Enya. 

 

 

Enya.

 

"Suena más grave de lo que en realidad fue", comentó Enya posteriormente, "y no porque ellos fueran mi familia. Cuando verdaderamente trabajamos juntos fue diferente. Ellos tenían un método de trabajo establecido y estaban muy acostumbrados a estar juntos. Cuando me uní fue muy distinto, ya que había una diferencia de edad muy grande. No los había visto por mucho tiempo, ya que yo estaba en la secundaria, y de repente trabajaba con ellos 24 horas al día. Tuvimos grandes diferencias y grandes coincidencias, pero yo quería ser más independiente y noté que estaba casi de adorno en el grupo. Me di cuenta de que nunca me convertiría en un miembro real de la banda".

Luego de la separación, Enya se mudó a Dublín para vivir en la misma casa que Nick Ryan y su esposa Roma, y así comenzar una nueva sociedad creativa. "Luego de la separación -comentó Enya- me sentaba a tocar piezas clásicas día tras día. Tengo mucha admiración y respeto por su melodía. Tocaba y tocaba, hasta que finalmente comencé a componer. Un día Roma me dimo que veía imágenes cuando escuchaba mis composiciones y me hizo grabar ocho temas para enviarlos a Hollywood. En 1985 el productor David Puttnam los escuchó entusiasmado y me encargó la creación de la música de su próximo filme, The Frog Prince. Finalmente sólo un par de piezas fueron usadas, aunque arregladas por otros músicos. Lo bueno de este trabajo fue que nos dio un respiro económico que permitió seguir en el estudio". Los créditos finales del filme le atribuían la música a Enya Ni Bhraonain, y así la transición de Eithne a Enya había comenzado.

Pese a todo esta película hizo circular su nombre por diversos circuitos. En 1986 la BBC TV comenzó a trabajar en un documental de 6 capítulos que abarcaba la historia e influencia cultural de los celtas. La serie se basaría en el libro The Celts de Frank Delaney El productor Tony Mc Auley le encarga entonces la composición e interpretación de la música de la serie a Enya. El documental fue exhibido por primera vez en 1987, y una selección de los temas interpretados allí fueron compilados en el álbum Enya lanzado en el sello Atlantic como su primer disco como solista. Este álbum pasó casi desapercibido en su momento. Enya estaba totalmente disconforme con el manejo de su imagen en la tapa del álbum que la encontraba en cuclillas junta a dos amenazadores lobos. Sin embargo, la calidad musical es sobresaliente y para muchos es su mejor obra hasta hoy. Es notable la influencia de Clannad. sobre todo de discos como Legend, Magical Ring o Macalla, editados antes de este álbum debut. La estructura de trabajo que dio comienzo con este disco se mantendría a lo largo de toda su carrera, es decir, Nick Ryan en la producción, Roma Ryan en la composición de las letras, y Enya en la composición musical e instrumentación, tocando prácticamente todo ella misma.

Un paso importantísimo para su carrera lo dio al firmar un contrato con WEA Music UK en 1987. Rob Dickins, su presidente. había descubierto a Enya viendo la serie "The Celts" y quedó impresionado por la música. Dickins tuvo la oportunidad de conocerla en la entrega de los premios IRMA en Dublín, donde habló con la cantante y sus colaboradores y les expresó su interés por contratar a Enya. El arreglo fue estructurado para permitir la máxima libertad creativa para la artista. Reconocido como uno de los hombres más arrogantes en el negocio de la música, a Dickins se lo considera con un talento especial para promocionar artistas "difíciles", no importando cuánto tiempo eso tomara. En este sentido dijo Dickins: "Algunas veces contratas un artista para hacer dinero, y otras para hacer música. Este fue claramente el último caso. Habría sido un genio si hubiera sabido que ella iba a vender tantos discos. Sólo quería estar involucrado en esta música". El primer resultado de esta asociación fuee su disco Watermark editado a fines de 1988. Este álbum contiene la canción más importante de toda su carrera. Orinoco Flow. Dickins expresó: "Una de las cosas que Nick Ryan me aclaró es que no querían tener ninguna obligación de editor singles. Al escuchar los temas que luego formarían parte de Watermark les dije bromeando 'Muy hermoso, ¿pero dónde está el single?' Yo no lo sabía entonces, pero tomaron mi observación muy seriamente, y al poco tiempo me mostraron el tema Orinoco Flow, que luego lanzaríamos como single y llegaría al puesto número 1 de los charts ingleses". Este tema surgió cuando Enya comenzó a tocar una pequeña pieza y Ryan, fan de Phil Spector, tomó los acordes y los reprodujo en cinco octavas diferentes. En referencia a esto dijo Enya: "Este sonido simplemente apareció. pero luego seguimos con otra cosa. Cuando estábamos terminando el álbum necesitábamos un tema más. Recordamos ese riff texturado, la parte de 'Sail away' del tema, y construimos el resto de la canción a partir de allí". 

Watermark fue un éxito inmediato, artística y comercialmente hablando. El disco contaba esta vez con tres temas cantados en gaélico y hasta uno en Latín, Cursum Perficio, que aunque parezca un himno católico, está inspirado en unas escrituras en la puerta de la última casa de Marilyn Monroe. Las características más sorprendentes de este álbum fueron el trabajo vocal y tecnológico, el proceso de grabación incluye el registro de hasta 140 diferentes pistas vocales, perfectamente sincronizadas, como explica Enya: "Con el 'multivocal' tienes que hacer las 90 o 100 voces en tiempo real, ya que con cinco o seis no puedes saber si va a funcionar realmente bien. Luego de grabar cien o más voces para Miss Clare Remembres, nos dimes cuenta que el tema no quedaba bien así y directamente dejamos la versión instrumental tirando literalmente semanas enteras de trabajo". Este sistema obsesivo de trabajo es reconocido por Enya como indispensable para lograr los resultados buscados. "Nada excepto la música es relevante para mi. No es que me esté escondiendo o protegiendo, pero no me interesa tratar otros temas. No tengo novio, ni hobby. Todo debe ser dejado de lado mientras tenga que trabajar en mi música Yo creo que tienes solo una oportunidad de elegir tu vida y tu trabajo. Eso es lo que yo decidí ante todo. Esa es la razón por la que existe Watermark". 

Cuando se le pregunta sobre sus influencias ella dice que apela a la estrategia del aislamiento total del mundo musical exterior. "Nuestro modo de trabajo exige un ritmo extenuante en el estudio, así que cuando tengo algún tiempo libre lo que menos tengo ganas de hacer es escuchar música. Nunca compré un álbum en mi vida". Y si se le pregunta sobre la categorización de su música como New Age, ella contesta enérgicamente "La gente no puede definirla, así que dicen que es New Age".

"Watermark" se ubicó en el puesto número 1 de los rankings británicos en su primera semana, Ilegando en la actualidad a los 6 millones y medio de placas vendidas en todo el mundo. Una estrategia de marketing fundamental fue el tratamiento de su imagen. Luego del bochorno de la foto de tapa de 'Enya', el arreglo con WEA incluía un control total sobre la imagen de la artista. "Como sabíamos que no íbamos a hacer presentaciones en vivo -comentó Ryan- y sólo disponíamos de poco tiempo de promoción, las imágenes de tapa, fotos publicitarias y videos, fueron los medios elegidos para transmitir el sentimiento mítico, presente en la música de Enya. De esta manera la gente podría formarse su propia imagen acerca de lo que ella representaba. Hay algo acerca de la mitología celta que yace muy profundo en el alma humana, y creo que ella ha tocado algo justo allí. Su siguiente paso fue la edición de Shepherd Moons, en octubre de 1991, que se convertiría en el disco consagratorio a nivel mundial, llegando en la actualidad a más de 7 millones de unidades vendidas en todo el mundo. Este álbum contenía 12 canciones, incluyendo dos covers de canciones tradicionales (How Can I Keep From Singing y Marble Halls), 4 canciones en gaélico y 1 en latín (After Ventus). Pero el tema central de este disco fare Caribbean Blue, difundido hasta el hartazgo par las FM de todo el mundo. Todo ello junta a la utilización de varios de sus temas en algunas importantes películas, como "Green Card", "Age of Innocence", "Far and Hawai", "Toys" o "L.A.Story", le valió un reconocimiento inédito para una artista de este tipo. Es posible que sea como dice Ryan: "La gente está buscando algún tipo de raíz espiritual de la cual aferrarse, y quizás están completamente saturados de música de alto volumen y agresividad, y están hambrientos de alga más sensible".

Las siguientes ediciones fueron el EP Oiche Chiun, en Diciembre de 1992, y la reedición de la banda de sonido de The Frog Prince, diez años después de la edición original con once temas nuevos de Enya, en agosto de 1995. El primero contiene tres temas inéditos, el que da título al disco -que no es otro que Silent Night (Noche de Paz) cantado en gaélico, un hermoso instrumental; Oriel Window; y un bellísimo tema en la línea de Evening Falls, llamado S fagaim mo bhaile. 

En 1994 fue relanzado su primer álbum, llamado ahora The Celts. Editado por su actual sello WEA, cuenta con mejor sonido y arte de tapa, dándole ahora verdadera coherencia a su imagen a través de los tres discos. 

Sobre el final de 1995 nos sorprende con su nueva obra The Memory of Trees, siendo una evidente prolongación de la fórmula utilizada con gran éxito en Shepherd Moons. Con 11 nuevos temas producidos con Nick Ryan, este disco tardó cuatro años en finalizarse.

Para 1997 publica una recopilación de su obra que contiene sus temas más populares llamada Paint the Sky with Stars, en el cual aparecen dos nuevas canciones: Paint The Sky With Stars y Only If... En ese mismo año, y con igual sentido recopilatorio, sale la colección llamada A Box Of Dreams, que contiene tres CDs titulados Oceans, Clouds y Stars y un folleto ilustrado. 

Luego de casi tres años Enya reaparece en escena producida nuevamente por Nick Ryan y bajo el mismo sello, con "A day without rain", un álbum que remite a sus usuales arreglos de coros y teclados aunque más cercanos a sus trabajos previos como "Shepherd Moons", los cuales según Enya "Todos parecieron crear sus propias imágenes y emociones con mi música. Es algo muy personal para ellos, y es muy extraño para mi, emocionar a tanta gente, especialmente cuando no lo hiciste concientemente". Este último trabajo continúa la senda marcada por sus trabajos anteriores, pero por momentos algo denso y bastante orquestal. Parecería que en esta nueva obra Enya se preocupa más por la selección de pasajes rítmicos. Un álbum tributo a sus seguidores pero menos recomendable para quienes se acerquen a su música por primera vez.

Por Andrés Pablo Valle.
 
Discografía

1) Enya (1987). 
Atlantic.

 


2) Watermark (1988). 
Wea UK.


3) Shepherd Moons (1991).
  Wea UK.

4) Oiche Chuin EP (1992).
  Wea UK.


5) The Celts (1993). 
Reedición de "Enya".


6) The Frog Prince (1995).
Reedición de la banda original de sonido grabada en 1985.

 


7) The Memory of Trees.
  (1995) Wea UK.

 


8) Paint the Sky with Stars
  (1997). Wea UK.

 


9) A day without rain (2000).
  Wea UK.

 

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.