La gaita. parte 10.
La gaita en Galicia. 
Aspectos de la gaita y del gaitero.

En 1992 Manuel Castro, periodista y presidente de la Liga Celta de Argentina, escribió una sucesión de notas relacionadas con los distintos tipos de gaita alrededor del mundo, en el semanario Faro de España –la publicación decana de la colectividad española en el Río de la Plata-. Dada la profundidad y seriedad de la investigación realizada, así como por la repercusión que generó, Sitio al margen publica esos artículos, en sucesivas entregas, con la expresa autorización y supervisión del mismo Manuel Castro.

Por Manuel Castro

 
 

1) El Fol

El fol, fuelle u odre es la parte más importante de la gaita y nunca habrá que olvidarse de él para brindarle los cuidados que necesita, sin los cuales ni el mejor instrumento funcionaría bien. Contrariamente a lo que se ha venido haciendo en los últimos años con la utilización de los
foles de goma, la Gaita Gallega de Marcha o Gaita Marcial que he diseñado es de cuero siendo indistintamente de cabra o de oveja.

El fol de goma
Se lo comenzó a utilizar para brindar ventajas tales como:

a) Evitar grandes esfuerzos al soplar. 
Sin embargo cabe aclarar que cuando se termina la melodía es casi imposible evitar que el o los roncones continúen sonando o no se detengan cuando es debido; además, no se pueden utilizar cañas duras porque la presión que se puede ejercer es muy limitada.

b) No necesita un mantenimiento especial, salvo la eliminación del aliento condensado. 
Pero esto mismo es lo que hace que las maderas corran el riesgo de pudrirse más pronto de lo debido. Además si el aliento de ejecutante es muy húmedo, tarde o temprano este líquido se dirige a la lengüeta del puntero y lo hace "ronronear", por más que antes de empezar a tocar se haya "secado" el fol. Este debe mantener la humedad exacta para que el conjunto cañas-odre trabajen en armonía, objetivo que sólo se logra con el de cuero.

c) Mayor durabilidad, si se lo compare con el de cuero. Esto es cierto, ya que uno de piel de animal dura aproximadamente seis años.

Clases de foles

Existen dos, Los de goma vulcanizada y los pegados. De los mencionados el último debe descartarse ya que el aliento con el tiempo lo despega. Se puede afirmar que en el fol radica la estética del instrumento, tanto por su formato como por el modo en que se ajustan las buxas a él. Es bueno recordar que no solamente debe primar el buen sonido, la buena afinación, la calidad de las maderas, etc. La gaita es un todo, si suena bien pero es desagradable a la vista, la armonía se rompe. Generalmente los foles de goma vulcanizada tienen el formato que muestra la figura número 1, a la izquierda, con los lugares marcados para ajustar las diferentes buxas, ya determinados de fábrica. Tomemos, por ejemplo, a la gaita galaica común, es decir la de un solo roncón.

 

 

Figura 1
1) Buxa de puntero.
2) Buxa de soplete.
3) Buxa de roncón.
 

Como se ve, al venir ya todo predeterminado, deja sin posibilidad alguna al gaitero para colocar las buxas acorde a lo que considere más cómodo para él (de acuerdo a una medida estándar determinada que no es justamente la que viene en los foles). También existen en plaza (y lamentablemente se continúan haciendo) foles a los que algunos denominan "con forma de castañuela" y al que llamé cuando lo vi par primera vez (mi gaita lo tenía) "cabeza de pez martillo". Tienen la forma que muestra la figura número 2. Son decididamente imprácticos, incómodos, antiestéticos y horribles. No deben ni fabricarse ni comprarse.

Se llega entonces a la conclusión que el formato más adecuado y lógico es el fol liso. Ahora bien, en este formato tenemos dos opciones: vulcanizado y cuero cosido. Si usted se decide por uno o por otro las posiciones de las buxas serán las mismas para ambos, pero, un consejo, descarte sin dudar el de goma.

 

 

Figura 2
 

2) El Roncón y el Soplete.

Tomemos en cuenta al fol que viene con los orificios de fábrica. Al acercar el soplete a la boca (que además es corto) y por ende el odre al cuerpo, el roncón tiende a inclinarse (dentro de la posición horizontal a la que está obligado, que de paso digamos que no es la que corresponde), hacia
la derecha por la espalda del ejecutante, ya que el fol es girado un poco sobre si mismo y llevado también hacia la derecha para que el puntero quede en el centro.

Habíamos hablado del roncón y de la posición "peculiar" que toma en el hombro del gaitero, como consecuencia inmediata del lugar donde se encuentra ubicado en el fuelle. Este bordón no debe estar de manera horizontal, sino en una posición de 45°. Solo de este modo queda firme en el hombro y con el fol de cuello recto, el soplete largo; dan una gran prestancia al gaitero ya que ejecuta erguido y no inclinado. (Ver figuras números 3 y 4).

Las boquillas de los sopletes deben ser móviles (con rosca o a presión) y no pegada, ya que cuando han sido muy usadas pueden ser quitadas con total facilidad y ser remplazadas por nuevas. 

Especial cuidado deberá tener el ejecutante de gaita cuando se presente ante el público. No deberá adoptar actitudes de desdén o de falta de respeto hacia el instrumento que toca, ya que eso no hace mas que desprestigiarlo a él mismo. Es más, no debe tolerárselo a otros. Otra costumbre que se debe erradicar es la de sacarse el soplete de la boca cuando no es necesario soplar. Realmente queda feo.

 

 

Figuras 3 y 4
De izquierda a derecha: soplete "corto" de gaita gallega tradicional. Luego sopletes "largos" de gaita militar gallega con boquilla plástica descartable.
 

Esto no sucede tanto entre los escoceses como entre los galaicos, tal vez porque entre nosotros se hizo más hincapié en el plano popular que en el formal. Quiero enfatizar que no basta solamente con saber tocar, hay que saber pararse, marchar, etc. En los grupos folc, el gaitero tiene mayor libertad, lo que no implica también que pueda hacer lo que quiera.

Como decía, se pone el acento en lo popular y se olvida que la gaita, además de eso es un instrumento marcial por excelencia, se toque enxebre, folc o banda.

Si teóricamente, el ejecutante de gaita sabe todo esto; si las autoridades encargadas de las actividades culturales de los distintos centros también lo conocen, me pregunto: ¿dónde está el espíritu guerrero de nuestros gaiteros? ¿dónde está el sonido que armaría cien brazos?

3) Los agujeros del puntero.

Es bien sabido que existen gaiteros diestros y zurdos, pero salvo pedido especial todos los punteros se construyen para ejecutantes diestros. ¿Qué pasa entonces con los que no lo son?
Ellos se ven obligados a tapar el agujero inferior y abrir otro del lado contrario.
Solución: todos los agujeros deben estar en la misma línea. (ver figura número 5)

4) El traje del gaitero en las bandas.

En la primera parte de este trabajo sobre la gaita en Galicia y en lo que se refiere al denominado "traje regional gallego", señalé que los usados por los gaiteros son generalmente grotescos, carecen de atractivo y según los investigadores el verdadero traje galaico se ha perdido, el que se usa no es muy anterior al siglo 18. La gaita y el traje del gaitero tienen mucho en común. Pero contrariamente a lo que se podría creer, la no definición del traje regional para las bandas, tiene dos grandes ventajas: obliga a investigar y permite crear. Que no se engañe nadie pensando que en otra época se pudo haber tenido un folclore puro, libre de influencias, y que hoy eso no sucede. Las hubo siempre y siempre las habrá, solo hay que tener sentido común y buen gusto para seleccionar lo que más nos convenga. Quiero rescatar la labor inteligente, que a este respecto está llevando a cabo la Real Banda de Gaitas de la Diputación de Orense, bajo la dirección de Xosé Lois Foxo, que en una de las tantas cartas que me ha enviado señala las características del traje que se usa en su agrupación. "Con respecto al traje que se usa en nuestra banda, como sabes, está sacado de un grabado del siglo 18, de Juan de la Cruz, que según la referencia del autor se trata de un traje típico empleado por los gaiteros en la comarca tudense. Como sabes, esta vestimenta no se mantuvo tradicionalmente, por lo que no podemos afirmar que sea un traje tradicional.

 

 

Figuras 5
Puntero gallego con los agujeros ubicados todos en un misma linea. 
 

Lógicamente una banda de gaitas debe ser un colectivo basado en la disciplina, incluyendo la disciplina de imagen, de ahí mi obstinación por conseguir un traje que diera una imagen de uniformidad a la banda y que sirviera para ambos sexos y por el momento lo consideramos el más adecuado, haciendo un perfecto conjunto y un contraste interesante con el colorido de nuestras gaitas. Este traje está formado por un gorro (todo el conjunto del traje es de lino, siendo tejido todo el material en un telar especial), este gorro lleva una chapa con el escudo de la banda. En su parte superior hay un pequeño mechón que sirve como agarradera. Además, una casaca bien holgada, con mangas anchas, también de lino y camisa tradicional en la misma tela (lino). Cabe destacar la falda-pantalón plisada, de lino con franjas negras, haciendo juego con la chaqueta.

Las medias son también del mismo género, de tejido fuerte, los zapatos negros (con cordones). En el mismo contexto cabe destacar la funda y los flecos de las gaitas, haciendo juego con el resto de la indumentaria. En relación al formato de la gaita, nosotros usamos, coma sabes, la gaita gallega en tono de Si bemol, con la distribución del roncón, ronqueta y chillón de manera no tradicional, adaptando el fol para esta distribución, en la forma de presentación de la misma, completamente distinta a la escocesa en su forma, aunque pueda dar una imagen parecida.

Como sabrás todo esto originó fuertes corrientes de críticas en sectores ultraconservadores en Galicia, existiendo en este momento dos sectores diferenciados: FRENTE NORTE y FRENTE SUR. En este momento el denominado sector conservador o Frente Norte, ESTA CEDIENDO TERRENO, especialmente en lo relativo a la forma de escritura y más la unificación de la misma; y se está propiciando una escritura esquemáticamente escocesa.

En relación a la percusión, utilizamos percusión Premier, creada para bandas escocesas. El bombo se toca con dos mazos. Entiendo que todo esto se sale del grupo tradicional gallego de gaitas, pero tenemos que decir que las Bandas de Gaitas no son tradicionales y por lo tanto hay que darle una imagen que conlleve más apoyo social e interés."

Ahora bien, alguien podrá decir, sin necesidad de ser adivino, que estos cambios van a traer pataleos; ya los hay en Galicia, y cuando se lleven a cabo aquí, en Argentina, también los va a haber. Sencillamente lo que se ha realizado son modificaciones gallegas para cuestiones gallegas. Es preferible esto a terminar como los bretones. 

Por Manuel Castro

 

Gaita gallega de formato tradicional. 

En 1992 Manuel Castro, periodista y presidente de la Liga Celta de Argentina y director de la Banda de Gaitas Ciudad de Buenos Aires o Banda de Gaitas Cidade de Bos Aires, escribió una sucesión de notas relacionadas con los distintos tipos de gaita alrededor del mundo en el semanario Faro de España -la publicación decana de la colectividad española en el Río de la Plata-. Dada la profundidad y seriedad de la investigación realizada, así como por la repercusión que generó, Sitio al margen publica esos artículos, en sucesivas entregas, con la expresa autorización y supervisión del mismo Manuel Castro.

  < Aclaración.
marcador.gif (421 bytes) La gaita,  primera parte
Historia, técnica y futuro de un tradicional instrumento.

Presentación y primer capítulo en donde Manuel Castro describe las características básicas de una gaita.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, segunda parte
Sus características y su distribución por el mundo.

La actual popularidad de la gaita está íntimamente relacionada con el auge de la música celta o la música folklórica de pueblos con tradición céltica. Sin embargo en otros pueblos, muy lejanos, se desarrollaron instrumentos similares que también, en muchos casos, gozan de una enorme notoriedad.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, tercera parte
La gaita gallega de marcha.

Una nueva entrega de la historia y técnica de la gaita, esta vez dedicada a una investigación y elaboración personal del autor de esta serie, Manuel Castro, a inicios de la década del 80: La Gran Gaita Marcial desarrollada en Argentina.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, cuarta parte.
Sus características en Europa Oriental.

En esta nueva entrega, de la investigación realizada por Manuel Castro, se tipifican las particularidades de la gaita en la parte oriental de Europa.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, quinta parte
Las gaitas de Europa Occidental.

En esta oportunidad se describen las gaitas del desarrolladas en la parte occidental de Europa salvo aquellas de las Islas Británicas y de la Península Ibérica, que se analizaran en la sexta y séptima parte respectivamente.


marcador.gif (421 bytes) la gaita, sexta parte
Las gaitas de las Islas Británicas.

Se analizan las características de las gaitas que se desarrollaron en las Islas Británicas.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, séptima parte
Las gaitas en la Península Ibérica.

Se analizan las características de las gaitas que se desarrollaron en la Península Ibérica.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, octava parte
La gaita gallega. Parte 1

Iniciamos una nueva etapa, de la serie de artículos dedicados a la gaita, que tiene como objeto analizar las características y las transformaciones que a lo largo de su historia se efectuaron a este instrumento en Galicia.


marcador.gif (421 bytes) La gaita, novena parte
La gaita gallega. Parte 2

Continúa el análisis de la gaita gallega, su historia, su evolución y características.


marcador.gif (421 bytes)

La gaita. parte 10. 
La gaita en Galicia. Aspectos de la gaita y del gaitero.


marcador.gif (421 bytes)

La gaita, parte 11.
La gaita en Galicia (4a.parte)

 

  < Notas de archivo de la misma temática.

 

Apellido y Nombre

Correo electrónico

Su opinión

 


En este espacio,
estimado lector,
vuelque sus
comentarios e
inquietudes.

Muchas gracias.